Primera Jornada Mundial de los Abuelos y las Personas Mayores

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Se realizará el 25 de julio, cerca de la fiesta de los santos Joaquín y Ana, los abuelos de Jesús, la Primera Jornada Mundial de los Abuelos y de las Personas Mayores. Un  día para no olvidar, que permitirá celebrar el don de la vejez y recordar a quienes, antes y para nosotros, custodian y transmiten la vida y la fe.

Nuestra memoria, las raíces de los pueblos, el vínculo entre generaciones, un tesoro para conservar. Esto son los ancianos y los abuelos en el pensamiento del Papa, un verdadero “don” cuya riqueza a menudo olvidamos. «El Espìritu Santo despierta aún hoy en los ancianos pensamientos y palabras de sabiduría: su voz es preciosa porque canta las alabanzas de Dios y conserva las raíces de los pueblos. Nos recuerdan que la ancianidad es un don y que los abuelos son vinculo de unión entre las diversas generaciones, para transmitir a los jóvenes la experiencia de vida y de fe».

Hoy, más que nunca debido a la pandemia que los puso primero en riesgo y sacrificó a tantos, a menudo los ancianos permanecen solos y lejos de sus respectivas familias, en cambio deberían ser custodiados  como nuestras raíces. Al respecto son preciosas las palabras del Papa: «Los abuelos, muchas veces son olvidados y nosotros olvidadamos esta riqueza de conservar las raíces y transmitirlas. Por esto he decidido instituir la Jornada Mundial de los Abuelos y de las Personas Mayores, que se tendrá en toda la Iglesia cada año el cuarto domingo de julio, cerca de la celebración de los Santos Joaquín y Ana, los Abuelos de Jesús».