El III domingo del tiempo ordinario dedicado a la Palabra de Dios

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El Papa instituyó a través de la difusión de la carta apostólica en forma de motu propio Aperuit illis, emitida el 30 septiembre, memoria litúrgica de san Jerónimo, el domingo dedicado a la celebración, reflexión y difusión de la Palabra de Dios.

Francisco recuerda que al concluir el Jubileo de la Misericordia, había indicado la idea de un domingo dedicado completamente a la Palabra de Dios y este documento es la respuesta a las muchas peticiones recibidas «de parte del pueblo de Dios, para que en toda la Iglesia, se pueda celebrar en unidad de intenciones, el Domingo de la Palabra de Dios».

Del Papa la invitación a las comunidades para «vivir este domingo como un día solemne» entronizando el texto sagrado. La Biblia «no puede ser solo un patrimonio de algunos y menos unos colección de libros para pocos privilegiados. Esta pertenece, ante todo al pueblo convocado para escucharla y reconocerse en aquella Palabra». Para nosotras, esta jornada nace como un fuerte llamado de anuncio y de amor a la Palabra. Recordemos que «las Hijas de San Pablo dedican la vida al anuncio del Evangelio con la pasión del apóstol Pablo, de quien toman el nombre y el estilo de la misión».