Mensaje Final 2018

35° Encuentro de Los Gobiernos Generales de La Familia Paulina

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

La Evangelii Gaudium Interpela a la Familia Paulina
Los desafíos de la familia y la protección de la creación

 

Queridas hermanas y hermanos:

Nos ponemos en contacto con ustedes desde Ariccia al término del XXXV Encuentro anual de los Gobiernos generales de la Familia Paulina. Agradecemos al Señor por haber tenido una vez más la posibilidad de reunirnos para reflexionar, interrogarnos y animarnos mutuamente para poder responder al mandato universal de anunciar el Evangelio de la alegría a las mujeres y hombres de nuestro tiempo, siguiendo el mismo camino de la Iglesia trazado por el Magisterio del papa Francisco. Y de responderle de acuerdo con nuestra común misión de comunicación dejada en herencia por nuestro Fundador, según los carismas individuales de cada Congregación. Días vividos en intensa comunión que, en las palabras introductorias de P. Valdir José De Castro, Superior general de la Sociedad San Pablo, debe caracterizar siempre las relaciones al interno de la Familia Paulina, para que sea cada vez más atractiva y luminosa.

En primer lugar, hemos dado la bienvenida a las hermanas de los nuevos gobiernos de las Pías Discípulas y de las Hermanas Pastorcitas, que recogen precisamente en estos meses el testimonio para guiar a sus Congregaciones hacia los objetivos establecidos por sus respectivos Capítulos Generales en los próximos seis años.

La hna. Regina Cesarato PDDM y P. Armando Matteo, cuyas relaciones están disponibles en el sitio www.alberione.org, hablando sobre la familia y la creación, han subrayado algunos aspectos decisivos para hacer al ser  humano, más humano: la diversidad como elemento positivo inscrito por Dios en la creación y por lo tanto, en humanidad; la necesidad de salir de uno mismo para vivir el amor (conyugal pero también en nuestras relaciones fraternas) en el pleno sentido; la recuperación de la dimensión “artesanal” en “hacer familia” (AL n. 16) y en el desarrollar relaciones educativas, que conduzcan a la dimensión adulta en los ámbitos más variados (familia, escuela, formación religiosa, etc.). Esto tanto más en las circunstancias actuales, en la cual se está produciendo un gran cambio  antropológico,  causado  por  lo  que  el  papa  Francisco  llama  rapidación  (LS  n.  18), neologismo que indica la rápida evolución de la técnica y la auto-visión que tiene de sí el hombre.

El video de una conferencia del P.Alex Zanotelli misionero comboniano (cuyo link se puede en- contrar en el sitio web) ha evidenciado cómo algunos temas fuertes están profundamente interconectados y requieren una respuesta firme de todos, en especial de los bautizados y entre ellos nosotros consagrados. Nos referimos, en particular, al financiamiento inhumano y ahora fuera de control, a la superpotencia de los bancos y a la consiguiente crisis de la política a nivel mundial, al floreciente comercio de armas, al tráfico de desechos tóxicos, a un consumismo desenfrenado y voraz, a la pobreza de vastísimas zonas geográficas, a las innumerables guerras, al gran flujo migratorio en progreso hacia Europa y a la grave y acelerada degradación ambiental.

A partir de estas provocaciones y de los trabajos de grupo que se han seguido, tanto de parte nuestra, como individualmente o a nivel de Circunscripción y Congregación, sea urgente tomarnos compromisos concretos. Les señalamos algunos, de modo que puedan compartirlos con nosotros

–    una mayor atención hacia la creación, asumiendo estilos de vida más respetuosos del ambiente, capaces de saber distinguir lo necesario de lo superfluo, utilizando de modo sobrio la energía eléctrica, el alimento, los combustibles fósiles y el agua; por ejemplo, haciendo el menor uso posible de materiales no biodegradables como el plástico;

–    una  mayor  atención  para  constatar  cómo  se  invierten  los  ahorros  de  nuestras congregaciones, tanto a nivel central como local y en particular   asegurarnos que el dinero depositado en banco no sea invertido en empresas que tengan comportamientos éticamente censurables (tales como la producción de armas, basuras tóxicas, productos químicos contrario a la vida, etc.) o en fondos de inversiones y títulos derivados que contribuyan a alimentar una finanza hipertrófica y prepotente;

–    involucrarnos mayormente en los fórum públicos, tanto eclesial como civil, donde se debaten temas inherentes a la justicia, a la paz y a la salvaguardia de la creación;

–    ser animadores con nuestro apostolado especifico, dando siempre mayor relieve a la fa- milia, como primer lugar de lo humano y de la transmisión de la fe y a la protección de la creación y sensibilizando a nuestros editores a estos temas decisivos para el futuro de la creación.

–    Estos puntos nos parecen coherentes con las cinco funciones de la pobreza paulina: re- nunciar a una administración independiente que produce con el trabajo asiduo, conservar las cosas que se tienen en uso, proveer a las necesidades que existen en el Instituto y edificar corrigiendo la avidez de bienes.

Respecto al Curso de formación sobre el Carisma de la Familia Paulina, ya en su 21a edición y único en su especie a nivel mundial, deseamos compartirles augurios de una participación cada vez más numerosa de hermanos y hermanas. Se espera también que el Curso llegue a ser un lugar de investigación, profundización y confrontación entre docentes de áreas temas comunes.

Recordamos también que este año será rico de eventos para la Familia Paulina: el Inter Capítulo de la Sociedad San Paolo, el 5° Capítulo general de las Hermanas Apostolinas, el Convenio internacional de los Cooperadores Paulinos, el Centenario de la muerte de Maggiorino Vigolungo y el 80° año de fundación de las Hermanas Pastorcitas. Invitamos a todos a seguir con la oración el desarrollo de estas etapas, para que sean auténticos eventos del Espíritu que abran a nuestras comunidades a la dimensión de la profecía.

Otro gran evento de la Iglesia universal nos acompañará durante estos meses: el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes. A propósito de esto les anticipamos con gran entusiasmo que, en plena sintonía con este evento y convencidos de la belleza de la vocación paulina, hemos decidido convocar un año vocacional, desde el 25 de enero de 2019 al 25 de enero de 2020.

Agradecidos al Señor por cuanto ha sembrado en nosotros en estos días y con un sentido de nostalgia por la ausencia de la componente laical de la Familia Paulina, lo cual nos agradaría evitar en el  futuro,  auguramos  en  particular  a  todos  nuestros  Cooperadores  esparcidos  en  los  cinco continentes que puedan vivir con mayor profundidad la extraordinaria riqueza de la gracia de Dios, para anunciar con ardor el Evangelio de la alegría a cada criatura.

Los saludamos con afecto, en Cristo Maestro.

Ariccia, 10 de enero de 2018

LAS PARTICIPANTES Y LOS PARTICIPANTES
AL XXXV ENCUENTRO DE LOS GOBIERNOS GENERALES
DE LA FAMILIA PAULINA

Allegati