Religiosos contra la esclavitud

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Desde el  2007 dieciséis órdenes religiosas en Inglaterra y Gales han puesto a  disposición veintinueve propiedades, por un valor total de 18 millones de euros, donde crear centros para hospedar niños, mujeres y hombres apartados de la prostitución, del trabajo negro y otras formas de violencia e imposición. Según el último informe editado por la  Arise Foundation, con sedes en Nueva York  y Londres, nacida para combatir la esclavitud, entendida en su sentido más amplio, en los últimos cinco años 172 religiosos, la gran mayoría religiosas, han trabajado para salvar un centenar de seres humanos en condiciones de explotación que daña su dignidad.

Su compromiso, traducido en un número de días, corresponde a 650 años de servicio y de donación de dinero a 10 millones de libras esterlinas, más de 11 millones de euros. Explica Luke de Pulford, director de Arise: «Un valor impagable, como lo demuestran los datos de nuestro informe. Sin embargo, las órdenes religiosas, casi nunca, han sido consultadas por el gobierno, cuando se ha tratado de poner el punto a las políticas para combatir la trata humana o la explotación. A menudo los expertos del sector no saben ni siquiera de la existencia de tantas religiosas comprometidas en la primera línea del frente.

Los miembros femeninos de congregaciones religiosas son heroínas poco conocidas del movimiento anti esclavitud. He viajado por todo el mundo y he visto los esfuerzos que hacen, a menudo arriesgando la vida. Trabajan duramente en las partes más pobres del planeta, desde donde parten la mayoría de los esclavos, pero también en países de destinación como el Reino Unido, donde continúan a dar su importante contribución».