Logo del Año Vocacional de la Familia Paulina

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

 

Roma, 26 de noviembre de 2018
Fiesta del Beato Santiago Alberione

Queridas Hermanas y Hermanos de la Familia Paulina:

Como consejeros generales de la Formación de nuestras Congregaciones, los saludamos y al mismo tiempo pedimos junto a ustedes al Divino Maestro “Las abundantes riquezas de su gracia” para sostener la fidelidad del carisma recibido.

Hoy celebramos el 47° aniversario de la muerte de nuestro Fundador, el Beato Santiago Alberione: una fecha muy significativa para la Familia Paulina. Acogemos esta ocasión para presentar el Logo del Año Vocacional de la Familia Paulina que nuestros Superiores Generales han elegido entre una selección de logos presentados. Agradecemos a los hermanos y a las hermanas que han respondido a nuestra invitación a expresar su creatividad proponiendo algunos bocetos.

El Logo elegido, de Padre Ulysses Navarro, ssp, expresa muy bien el tema del Año Vocacional de la Familia Paulina: Reaviva el don de Dios (2Tm1,6). Ofrecemos la explicación del profundo significado del Logo que el mismo autor ha compartido:

El Logo evoca una relación dinámica entre los elementos que lo componen. Si bien cada símbolo sea distinto uno del otro, todos están puestos en un estilo uniforme para significar que cada uno está profundamente conectado con los demás. Examinamos los elementos uno por uno:

1. El símbolo dominante está representado por las manos abiertas. Son vivaces sea en la forma como en los colores, representan tanto el donante como el receptor. La vocación es un don que recibimos de Dios. Cuando hemos reconocido el llamado en nuestra vida, hemos abierto nuestras manos para recibirla. Y mientras maduramos en nuestra respuesta personal, reabrimos nuestras manos para ayudar a los demás a descubrir y responder a su vocación.

2. Al centro del Logo se encuentra la semilla que ha comenzado a crecer: vulnerable pero bella. Representa la vocación que requiere atención y guía. La semilla, por sí sola, con sus solas fuerzas, no puede sobrevivir. Por eso las dos manos abiertas están listas para sostenerla.

3. Por último, el agua y la tierra son visibles en la parte inferior del Logo. Representan los elementos necesarios para que la semilla (la vocación) crezca. Una auténtica vocación está profundamente radicada y alimentada por la oración y por el buen ejemplo de otros. No puede existir sola por sí misma, sino que necesita del fundamento y de la inspiración, y estos están representados por la tierra y el agua.

En Cristo Maestro y en San Pablo,

Los consejeros Generales de la Formación

José Salud Paredes ssp
Celso Godilano ssp
Hna. Karen Marie Anderson y Hna. Clarice Wisniewski fsp
Hna. M. Anetta Szczykutowicz pddm
Hna. Marisa Loser sjbp
Hna. Tosca Ferrante y Hna. Teresita Cabri ap


Allegati