GHANA
Carta para la comunidad

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

«¡En este primer año de presencia en Ghana, hemos experimentado verdaderamente la providencia de Dios! Nuestra grandeza no está en el hacer grandes cosas, sino pequeñas con gran amor. Esto es lo que hemos vivido entre gente con la cual vivimos y trabajamos. En el 2000 el arzobispo de Kumasi, Mons. Peter Kwasi Sarpong (ahora emérito), había invitado a su diócesis a las Hijas de San Pablo. Por falta de personal, esta solicitud sólo se pudo concretizar después de 17 años, gracias a las nuevas vocaciones africanas.

Ahora estamos viviendo una calurosa acogida de parte de todos y apoyo de la Iglesia local. Hemos recibido, la gracia de la presencia del arzobispo emérito, que ha venido especialmente para darnos su bienvenida en Ghana y en la arquidiócesis. Personalmente, ha querido, presentar nuestra misión al pueblo; un momento conmovedor que nos hecho percibir su amor y apoyo.

Desde nuestra llegada a Kumasi, la principal actividad apostólica, sigue siendo hasta ahora, la visita de norte a sur de las diversas diócesis y seminarios mayores, de Ghana. En nuestro peregrinar hemos sentido y tocado con nuestras manos la Divina Providencia, a través de tantos bienhechores que nos han ofrecido ¡alimento y hospedaje gratis! La mayoría son nuestros queridos hermanos y hermanas religiosas, obispos, rectores de los seminarios y párrocos. Instrumentos generosos para llegar a tantas personas. Este nuevo año ha iniciado y continúa con el emblema de muchas bendiciones. El 10 de febrero hemos tenido la ocasión de acoger en nuestra casa a los rectores y formadores de todos los seminarios mayores de Ghana, reunidos en el seminario mayor San  Gregorio, que tiene su sede precisamente en Kumasi, cerca de nuestra casa. ¿Cuál ocasión más bella para invitar a almorzar a todos en nuestra comunidad? Durante nuestros viajes apostólicos nosotras, siempre hemos sido recibidas por ellos con amor y generosidad. Este ha sido para nosotras el momento para retribuir, para hacer conocer mejor nuestro carisma y manifestar nuestro reconocimiento por su colaboración a la misión paulina.

Conmovedoras han sido las palabras de Mons. John Opoku-Agyemang, rector del seminario que organizó el evento: “Estamos muy agradecidos por este encuentro que refuerza el vínculo de amistad entre ustedes hermanas y nosotros y que nos ayuda a compartir nuestro común ministerio. Vivimos el mismo empeño por la evangelización. Permítanme, a nombre de todos, hacerles un pedido. Nosotros hemos conocido a las Hijas de San Pablo, pero ustedes no han conocido todas nuestras diócesis. Quizás nosotros podemos presentar a nuestros obispos su misión y a nuestros sacerdotes lo que hacen ustedes, así que si  un día vienen a nuestras diócesis para explorar la posibilidad de abrir una comunidad o para encontrar posibles vocaciones, nosotros podamos ser el camino para facilitar y hacer significativa y apreciada su presencia en Ghana”.

Nuestro gracias a esta Iglesia generosa. Por nuestra parte el compromiso será igualmente generoso para que la gente vea y encuentre en nosotras y en nuestra misión, el rostro misericordioso del Maestro Divino. ¡Recuerden este último y pequeño brote en tierra africana!».

sor Justine, sor Mariuccia, sor Yvonne, sor Jennifer y sor Elidemidah