La Marca Paulinas

La Marca

es la firma de nuestra actividad apostólica, su sello. No es indicativo solo de un instrumento de comunicación o de una actividad, sino que es  en sí mismo un elemento de comunicación, para decir lo que somos y hacemos para el anuncio del Evangelio a través de los media.

Es un signo de unidad, porque muestra la centralidad de la misión de la Congregación, aún dentro de la variedad de sus obras en todo el mundo.

Es un signo de reconocimiento y un medio de interacción con las otras Organizaciones, con cada persona  y con la opinión pública. Cada marca, sobre todo una marca adoptada a nivel mundial, debe trasmitir una imagen de la Organización, de sus criterios inspiradores y de sus actividades; es una imagen unitaria y simpática.

En síntesis, es decir, cuando se aplica el “corazón de la marca”, el logotipo del Mundo con la sola letra P, la indicación visiva es inmediata y la comunicación es completa e incisiva.

LOGOpaolino

Como ha nacido

Nuestra marca, según la solicitud emergida del sondeo hecho a todas las Hijas de San Pablo, nació de la idea de indicar el mundo como espacio universal del anuncio del Evangelio. Se trataba de interpretar el mandato de Jesús: “Vayan a todo el mundo” y de evocar el vasto campo de la evangelización. Además: hacer emerger el dinamismo, el sentido del camino misionero, el “me lanzo hacia adelante” y todos los valores específicos de la misión paulina. Por esto el mundo ha sido diseñado en forma acelerada, lanzado hacia adelante: y toda la realidad necesaria para llegar con la evangelización, a la “aldea global” (espacio planetario) en el cual las Hijas de San Pablo dedican la vida para comunicar a Cristo con los instrumentos de la comunicación social; un territorio y una realidad humana en evolución continua.

El mundo está diseñado, con plenos y vacíos; con líneas marcadas diferentemente, no definidas. Es imperfecto y está en búsqueda, espera también nuestro aporte para lograr su plenitud. Lanza un desafío a nuestra responsabilidad histórica: “hacer algo por los hombres” de nuestro siglo.

La acción evangelizadora propia de las Hijas de San Pablo se coloca en el mundo, aquí y ahora. He aquí la letra P = Pablo, Paulinas. Con el mundo, en el mundo y  al servicio del mundo.

Después de la letra P, casi haciéndola salir del  mismo mundo, la palabra Paulinas, que es nuestro logotipo.

El logotipo está expresado en los varios idiomas, pero en todos debe evidenciar quienes son las Paulinas. El carácter del logotipo es claro, fuerte; también dinámico; con una cierta elegancia y feminidad.

Cores

Se han elegido colores fundamentales.

El negro indica reflexión profunda y evoca solemnidad, introspección en lo secreto.

El rojo,  es color que evoca dinamismo, coraje, decisión, actividad y martirio. Estimula a la acción, es expresión de energía y vitalidad; emana un calmo esplendor.

El negro es color esencial, el color base para la escritura. Reproducida en negativo, el logotipo se hace blanco y se presenta luminoso e incisivo.

El blanco indica infinito, pureza, sobriedad, lealtad y apertura.