versione accessibile | mappa del sito | contatti
Torna all'Home Page
Venerdì 28 Novembre 2014
 Intercapitolo (SPAGNOLO) » Primer Plano » Recordando a Maestra Tecla... 
Recordando a Maestra Tecla...   versione testuale







La jornada del 5 febrero inició con una “lectura orante” de la palabra del apóstol Pablo (2Cor 2,2-6), actualizada por textos de Maestra Tecla, y con la solemne entronización de la Biblia, precedida y acompañada por cinco hermanas, vestidas con túnicas del color propio de los cinco continentes.
 
La Palabra, corazón del tema del Intercapítulo, nos colega sabiamente – como ha recordado Sor M. Antonieta Bruscato – al 9° Capítulo general. Habitadas por la Palabra, no podemos sino ser mujeres de esperanza, es decir, capaces de futuro. De aquí la invitación de nuestra superiora general a una escucha activa, obediente y transformante para ser «terreno bueno en el que la Palabra ponga su morada, “se haga carne” y anuncio fecundo, ya que se comunica sólo lo que se vive».
 
Seguidamente, Sor Battistina Capalbo nos introdujo en el método de trabajo, que tiene como meta la consolidación de la dinámica ya iniciada en el camino de congregación de este trienio, en el que se privilegia el proceso de rediseñación. Como tarea nos espera la verificación, cual conexión entre pasado, presente y futuro, para relanzar el camino de la congregación hacia el 10° Capítulo general, a través de una programación decidida y factible. Relanzamiento que se pone en el surco de nuestra historia, como ha evidenciado Sor Anna Maria Parenzan, haciendo memoria de nuestras citas institucionales (Capítulos e Intercapítulos), desde 1992 a hoy. Con alegría hemos contemplado cómo el Espíritu nos ha conducido poco a poco a tomar mayor conciencia de la urgencia de renovarnos, de rediseñarnos y poner en común las energías para caminar y trazar senderos de esperanza a través de la comunicación.
 
En la solemne Eucaristía de la tarde, vivida como Familia Paulina en el aniversario de la muerte de Sor Tecla Merlo, el Padre Silvio Sassi, superior general de la Sociedad San Pablo, reafirmó la urgencia de vivir “una fe misionera”, aprendiendo del beato Alberione y de Maestra Tecla, a dejarnos llenar de Dios para ejercer con sabiduría sobrenatural el don del bautismo y del carisma paulino.